La Zona de Desarrollo Próximo de Vygotsky y su aplicación en Educación Especial

La sociedad con la que convivan los niños, serán las opciones para aprender y determinar cuáles acciones darán forma a sus identidades. Ellos son “unas esponjas”, absorben información, pero también son macilla y arcilla que puede ser moldeada. Son increíbles todas las posibilidades que hay de formar un ciudadano para una sociedad ejemplar, o alguien que no encaje en la misma. Es por eso que en este sentido, nos atrevemos a hablar sobre este fenómeno que bien se deriva de la “Zona de Desarrollo Próximo”, pero remitiéndonos en la particularidad de nuestros niños y niñas de educación especial.

Vygotsky definió el concepto de Zona de Desarrollo Próximo a la distancia que hay entre el desarrollo efectivo del niño, lo que es capaz de hacer por sí mismo, con respecto al nivel de desarrollo potencial, lo que podría lograr hacer con la ayuda de algún adulto o con un compañero con mayores aptitudes.

Este concepto surgió a partir de las pruebas psicométricas, que intentaban dar una visión muy limitada de lo que es capaz de lograr un niño en su desarrollo o lo que debería ser capaz de hacer. En este sentido, la perspectiva era que había un solo tipo de desarrollo, el cual se daba de manera intrínseca.

Gracias a la Zona de Desarrollo Próximo, ahora estamos cada vez más convencidos de que, dependiendo de los estímulos a los que se enfrenten los niños, podrán tener mayores competencias para la vida.

Vamos a simplificar el concepto de la zona de desarrollo para ubicarnos en el contexto educativo y cómo podemos aplicarlo con nuestros niños.

Zona real de desarrollo: conjunto de conocimientos que posee el niño y las actividades que puede realizar con ellos por sí mismo.

Zona de desarrollo potencial: punto máximo de aprendizaje al que el niño puede llegar con la intervención de un adulto o niño.

Zona de desarrollo próximo: conjunto de acciones que puede realizar el niño con la intervención de un adulto o un niño.

Ahora viene lo práctico contrastando la realidad de nuestros alumnos de educación especial, donde uno de sus principales objetivos es satisfacer las necesidades básicas de aprendizajes y fomentar la independencia para mejorar su calidad de vida. Por ello, tomaremos tres ejemplos de aprendizajes que podemos plasmar en la teoría de las Zonas de Desarrollo con el fin de hacerlo práctico para identificar las adecuaciones que tenemos que hacer para fomentar el desarrollo de nuestro aprendizaje.

De manera breve, la teoría de Vygotsky nos ayuda analizar la relación que existe entre un niño y el aprendizaje al que pretendemos que llegue por lo que se convierte en una excelente herramienta para la planificación docente.

Bibliografía: Luis C. Moll La Zona de Desarrollo Próximo de Vygotski: una reconsideración de sus implicaciones para la enseñanza. Universidad de Arizona.

Publicado por Raul

Licenciado en Educación Especial en el área Intelectual por la escuela Normal Estatal de Especialización del Estado de Sonora. Apasionado por el aprendizaje desde los aportes de la Neurociencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *