Atención Individual vs Grupal en Educación Especial

Me ha interesado exponerles este artículo de opinión y experiencia debido a los grandes debates que he venido escuchando en el ámbito de la educación especial. Déjenme resumirles un poco de como he llegado a este tema. Resulta que desde mi ingreso al servicio docente, he trabajado en  5 escuelas, 3 Centros de Atención Múltiple y 2 Unidades de Servicio y Apoyo a la Educación Regular. Durante mi estancia en estas escuelas, los directores y supervisores daban recomendaciones de atención a los docentes, sobre todo de que todo, por el tema de la inclusión debería ser de forma grupal, ya que al llevar a nuestros niños al aula de apoyo para brindar una intervención personalizada e individual, se estaría excluyendo al niño de las actividades enriquecedores que ofrece el intercambio de experiencias entre compañeros.

Y si el alumno realmente requiere de atención individual, ¿no se estaría excluyendo de una mejor calidad educativa?

Cuando era practicante normalista y estudiaba la literatura sobre el constructivismo me había convencido que nuestros niños no deberían estar en un aula a parte para recibir alguna sesión. Sin  embargo, cuando inicié mi labor, me tocó tomar unas cucharadas de realidad. En cada aula regular donde tenía mis alumnos focalizados, me era complicado planear una sesión en donde se enriqueciera las necesidades educativas del focal y los demás compañeros. La realidad es que los alumnos que son canalizados por los docentes regulares vienen por lo general con un acceso a la currícula por debajo de la media, es decir, no van a la par de sus compañeros, por lo que en las sesiones grupales, por más que adecuara las actividades el resultado no era favorecedor para todos.

En lo que sí estoy de acuerdo es que las dos modalidades de atención, grupal e individual, son necesarias en los servicios de educación especial. Por ello, el docente debe conocer a sus alumnos y tener los elementos necesarios para establecer un criterio sobre cómo utilizará sus recursos para atender oportunamente a nuestros niños.

¿Cuándo utilizar la modalidad de atención individual?

En mi experiencia, he observado que las atenciones individuales se enfocan siempre en las asignaturas de español y matemáticas, teniendo como hipótesis es ahí donde se concentran los contenidos que se convierten en necesidades básicas de aprendizaje tales como la lectura, escritura, solución de problemas, etc. Considero que siempre y cuando al alumno se le dificulte aprender en el aula estos contenidos y se han agotado todos los recursos para poder apoyarlo, la opción viable es comenzar con la modalidad individual, pero ojo, solamente para su adquisición. Una vez logrado el contenido, se retoma la atención grupal porque el alumno ya obtuvo la herramienta que requería para continuar con el currículum.

En preescolar he presenciado problemas conductuales y ante querer intervenir en la modalidad grupal es común que existe un aumento en la conducta focalizada, y en ocasiones, puede poner en riesgo la integridad física de los demás compañeros, además que causa un impacto emocional en todos los que están alrededor. En estos casos he utilizado la atención individual para trabajar los problemas conductuales, en especial, el control de impulsos y además, comenzar con un programa de aprender a jugar, ya que ayudan a incrementar el repertorio de interacción social. De esta manera, cuando se obtiene un avance conductual en lo individual, es un momento oportuno para generalizarlo en la modalidad grupal porque tenemos la evidencia que conoce y utiliza las herramientas necesarias.

Lo anterior fue redactado en especial para USAER aunque puede adaptarse y trasladarse al equipo multiprofesional de CAM (psicología y comunicación). El maestro de grupo sólo podría apoyar con información oportuna para ofrecer ideas a los profesionales que podrían atenderlo desde la modalidad individual, ya que el docente, debería contar con una Propuesta Curricular Adaptada para cada alumno, lo que subsanaría una atención individualizada y personalizada.

¿Cuándo utilizar la modalidad de atención grupal?

Como lo he mencionado con anterioridad al inicio del artículo, esta modalidad es la que se ha venido fomentando entre los profesionales de educación especial, incluyendo al área de comunicación y psicología.

En USAER podría usarse este tipo de modalidad para la generalización de contenidos abstractos adquiridos con su respectiva adecuación de acciones para el nivel de los demás compañeros. Pero principalmente, podría establecerse una pauta para trabajar las habilidades sociales ya que son las que nos permiten desarrollarnos como seres humanos en sociedad.

En CAM los tipos de actividades podrían ser más amplias debido a que desde la perspectiva de la misión de educación especial, desarrollar sus capacidades al máximo e integrarse educativa, social y laboralmente, nos da apertura a flexibilizar la currícula y ajustarla a las necesidades del contexto donde se desarrollan. Imaginemos invertir 3 años para enseñar a leer y escribir a un grupo de alumnos, bueno, eso se escucha excelente, pero ahora, de que les va a servir si en el contexto donde viven no es necesaria la lectura para desarrollarse social y laboralmente. Desde esta perspectiva, la inversión tanto de ellos como las del docente ha sido pasiva. Por ello, desde una currícula de centro se pueden establecer los contenidos a trabajarse durante el ciclo escolar y que estén situados al contexto cognitivo de los alumnos y al mundo donde se desarrollan día a día.  En palabras concretas, la atención grupal es la oportunidad de compartir y aprender, en especial porque están en su grupo de pertenencia, el ambiente menos restrictivo para su desarrollo académico y social.

Conclusión

Con este artículo tratamos de llevarlos a la reflexión ambas modalidades deben utilizarse tanto en CAM como en USAER, y que el criterio dependerá de las Necesidades Educativas Especiales y Barreras para el Aprendizaje y la Participación que presenten nuestros niños. En general, podríamos atribuir la tarea de la atención individual a la adquisición de contenidos o habilidades específicas que se han complicado en el aula grupal después de haber agotado todos los recursos y una vez adquiridos, la atención grupal puede ser el escenario perfecto para la generalización y consolidación de los contenidos.

La clave está en la experiencia y criterio del docente, recordemos que inclusión y equidad no es dar a todos lo mismo, sino dar a cada uno lo que necesita y hay que reconocer que a veces no todo debe ser negro o blanco, el gris en un color perfecto para una educación de calidad.

Publicado por Raul

Licenciado en Educación Especial en el área Intelectual por la escuela Normal Estatal de Especialización del Estado de Sonora. Apasionado por el aprendizaje desde los aportes de la Neurociencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *